Croquetas de calamar y su tinta, con mahonesa de ajo y soja

croquetas calam-mimaletaderecetasAquí tenéis la primera receta de nuestro blog.

Las croquetas son el típico plato para preparar un domingo tarde, ya sea aprovechando las sobras de alguna comida o innovando en la combinación de ingredientes.

Se pueden congelar sin problema, y cocinarlas en caso de visitas inesperadas. Acompañadas de una buena ensalada o de un picoteo más completo, quedarás como un rey (o reina).

Además, si las croquetas son de sabores menos habituales, como éstas que os proponemos, ¡los invitados quedarán alucinados!

El tono oscuro del interior, gracias a la tinta de calamar, es muy sorprendente y seguro que no dejará indiferente. También hemos cambiado el rebozado tradicional por uno con Panko, que les da un toque más crujiente, pero si preferís el pan rallado de toda la vida, se substituir sin problema.

Además estas croquetas van acompañadas de una mahonesa de ajo y soja, que terminan de darle un sabor especial.

A continuación os dejo la receta y os apunto varios consejos para que os salgan perfectas.

¡Aps! Y si no tenéis invitados sorpresa, no os preocupéis, pues tocarán más croquetas por cabeza 🙂

ELABORACIÓN DE LAS CROQUETAS

INGREDIENTES (para 15-20 croquetas):

  • 250g de cebolla
  • 200g de calamares
  • 1/4 litro de caldo de pescado y/o marisco
  • 1/4 litro de leche
  • 80 g de harina
  • 60 g de mantequilla
  • 10 g de tinta de calamar

Para el rebozado:

  • Harina
  • 2 huevos
  • Panko

ELABORACIÓN:

En primer lugar, pelamos y picamos la cebolla y la pochamos en una sartén a fuego medio con la mantequilla. Para los que no habéis hecho nunca croquetas, esto lleva su ratito, ya que la cebolla debe quedar blandita.

Mientras, podemos lavar y limpiar los calamares y cortarlos en cuadraditos. A nosotros nos gustan de cierto tamaño, para notarlos en cada bocado.

Cuando la cebolla esté pochada, le incorporamos la harina, tamizándola con un colador. Con este truquito, la bechamel quedará mucho más suave. Cocinamos todo removiendo constantemente para asegurarnos de que la harina se cocina bien, durante unos 7-8 minutos. Si nos saltamos este último paso, las croquetas quedarán con sabor a harina y esto no es nada agradable.

Incorporamos la tinta de calamar, el caldo y la leche y cocinamos bien, removemossin parar y se irá formando una masa. Esta masa no debe estar demasiado espesa, pues luego las croquetas quedarían secas. El truco para saber que la masa tiene la consistencia adecuada, es que al remover con una cuchara de palo en la sartén, deje surcos en los que podamos ver el fondo de la misma y la masa vuelva lentamente a la posición inicial. Cuando esto pase, incorporaremos los calamares troceados y cocinaremos durante solo 2 minutos.

Pondremos la masa en una bandeja, para que se enfríe a temperatura ambiente. Cubrir con papel film a piel para que no cree costra.

Dependiendo de la temperatura, puede tardar en enfriar entre 4-6 horas. Si no dispones de tiempo, es muy recomendable dejarla atemperar, para después ponerla en la nevera toda la noche. De esta manera además, conseguiremos una masa con más consistencia que ayudará a la hora de darles forma.

A continuación, toca hacer las croquetas. Podemos hacerlo con las manos o con dos cucharas. Si la forma te es complicada, puedes hacerlas redondas, ¡quedarán ricas igualmente! Cuando les hemos dado forma, se rebozan primero en harina, después en huevo batido y por último en panko.

Para cocinarlas, freírlas en abundante aceite de girasol. Nosotros usamos un cazo porque nos es más cómodo, pero pueden freírse en freidora o sartén. Es importante que el aceite esté bien caliente. Si has congelado las croquetas, la temperatura del aceite debe ser alta pero no tanto como para que las dore por fuera y queden congeladas por dentro.

Y ahora ya te las podrías comer perfectamente, pero si quieres darles un toque especial, aquí tienes la receta de la Mahonesa de ajo y soja.

INGREDIENTES:

  • 1 diente de ajo
  • Salsa de soja
  • Vinagre de Módena
  • 50g de nata
  • 1 Huevo

ELABORACIÓN:

Pelamos y picamos el ajo y lo introducimos en el vaso batidor con el huevo, una cucharada de vinagre de Módena y emulsionamos con la batidora, incorporando el aceite de girasol. Cuando haya emulsionado, introducimos la salsa de soja (una cucharada o al gusto) y la nata, hasta obtener una textura ligera.

croq-interior-mimaletaderecetas

Y aquí tenéis el resultado por dentro, jugosas y deliciosas.

Espero que os guste esta primera receta y que nos dejéis vuestros comentarios. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s